sábado, 8 de febrero de 2014

Investigación sobre JOSÉ GONZÁLEZ RODRÍGUEZ

Mi nombre es Domingo y me pongo en contacto con ustedes porque estoy buscando información sobre mi abuelo en la Guerra Civil Española. Quisiera encontrar información relacionada con su regimiento de artillería.
 
Los datos de mi abuelo que conocemos son los siguientes:

Nombre: José González Rodríguez

Lugar y fecha de nacimiento: Arahal (Sevilla), el 14 de febrero de 1918

Reemplazo de 1939

Llamado a filas el  7 de septiembre de 1937.

Unidad militar: 3ª ó 29ª batería del Grupo de cañones de 75 mm del Regimiento de Artillería Ligera Nº 12 de Logroño, integrado en la 84 División (primero) y después en la 61 División (García Navarro) del Ejército Nacional (Cuerpo de Ejército de Urgell). También puede ser que su batería operara con la 150 División, por coincidencias en las operaciones.

Provincias y frentes en los que combatió: Zaragoza, Teruel y Lérida (Noguera-Pallaresa, Pallars Jussà y Pallars Sobirà).

Tenemos entendido que el Regimiento de Artillería Ligera Nº 12 de Logroño (hoy desaparecido) pasó a ser el Regimiento de Artillería Ligera Nº 24 después de la Guerra.
 
Si alguien tiene algún conocido o familiar que estuviera en esta unidad militar y en estos frentes que le interese el tema o pueda facilitarme información, o si conoce alguna publicación o algún lugar donde pueda encontrar información sobre estos datos, puede ponerse en contacto conmigo por email. 
 
Mi contacto es domi_art@hotmail.com 

Les agradezco de antemano que puedan ayudarme.

Un saludo,
 
Domingo

jueves, 16 de mayo de 2013

"Diario de León" informó sobre nuestro proyecto "Los otros nombres"

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

lunes, 28 de enero de 2013

Firma por la derogación de la Ley de Memoria Historica‏


Plataforma 2003 se ha hecho eco del llamamiento iniciado por el Foro Historia en Libertad desde Hispaniainfo y Tradición Digital para conseguir la revocación de la llamada "Ley de Memoria Histórica"

Para ello ha creado una petición pública dirigida al Presidente de Gobierno, don Mariano Rajoy, para su derogación. Firma tu petición en la web:

http://www.change.org/es/peticiones/pide-la-derogacion-de-la-llamada-ley-de-memoria-historica

miércoles, 10 de octubre de 2012

Los vascos siempre: antes y ahora

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

"Los Héroes del Regimiento de Caballería “Cazadores de Alcántara” nº 14" por Jesús Ruiz Vidondo

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

martes, 25 de septiembre de 2012

1937: año decisivo. Resumen y audio de las ponencias

Desde la web del Colectivo Guadarrama se puede acceder al resumen de las ponencias presentadas en la Jornada de Estudios: 1937, el año en que se decidió la Guerra Civil. 75 Aniversario de las batallas. En el Canal de audio del Foro Historia en Libertad pueden escuchar la exposición de dichas ponencias llevada a cabo los pasados 21 y 22 de septiembre en el Instituto-CEU de Estudios Históricos

domingo, 23 de septiembre de 2012

"Carrillo, las autoridades y el terror rojo" por Ángel David Martín Rubio


Uno de los mitos más difundidos por la propaganda histórica que se ha ocupado de la violencia desencadenada en ambas retaguardias durante la pasada Guerra Civil Española, tiende a presentar lo ocurrido en zona frentepopulista como consecuencia de la ausencia de autoridad, la impotencia y el propio caos revolucionario que la rebelión provoca mientras que en zona sublevada y en la posguerra la represión responde a una voluntad política que es auspiciada desde el propio poder del Estado. Si diéramos crédito a dicha afirmación, podríamos hablar de una violencia revolucionaria espontánea, originada desde abajo, fruto de los odios de clase y que el Gobierno consiguió controlarla poco a poco.

Esta distinción esconde un fondo inaceptable, en primer lugar porque el origen en el poder, o mejor dicho, en la instancia que en un determinado momento ejerce en la práctica el poder, resulta algo propio de toda represión hasta el punto de servirnos para distinguir esta forma de violencia de otras manifestaciones como pueden ser los choques entre grupos políticos rivales o las represalias llevadas a cabo por partidas de huidos y guerrilleros, que se caracterizan precisamente por el deseo de alterar el poder previamente constituido. En el caso de la zona frentepopulista lo que hay que determinar es quién ejerce en la práctica el poder porque desde julio las organizaciones obreras y los partidos del Frente Popular protagonizaron un levantamiento paralelo que no intentó reemplazar a un Gobierno que resultaba útil conservar como cobertura legal en busca del respaldo internacional.

La segunda razón que invalida el mito de la falta de responsabilidad de las autoridades frentepopulistas en lo ocurrido en su propia retaguardia es la manera en que tuvieron lugar los sucesos. En un primer momento —al producirse la destrucción del Estado como consecuencia del Alzamiento y de este proceso revolucionario— predominan las acciones al margen de todo ordenamiento jurídico y que son, sobre todo, expresión de esa animadversión al contrario pero una vez que se inicia un proceso de reconstrucción del Estado la represión se va a aplicar como respuesta a problemas internos y, especialmente en las zonas recién ocupadas por los nacionales y en la posguerra, como exigencia de responsabilidades penales.

Si desde finales de 1936 remitió lo que podemos llamar violencia revolucionaria —ejercida sistemáticamente en los lugares en que se había consolidado el dominio frentepopulista— a partir de 1937 se produjo lo que podemos llamar la venganza de la República, es decir, una durísima represión que tenía por escenario nuevos puntos de conflicto y que se aplicaba con tres objetos principales: la depuración de los escasos lugares que pudieron ser ocupados por el Ejército Popular entre 1937 y 1939; asegurar el predominio comunista en la retaguardia y el Ejército y controlar una retaguardia cada vez más deteriorada y que, por lo tanto, se percibía como hostil e insegura, sobre todo en momentos de retirada.

Cuando en diciembre de 1936 el propio Stalin había aconsejado a Largo Caballero la preservación de las instituciones democráticas en España, recibió la respuesta de que «cualquiera que sea la suerte que el porvenir reserva a la institución parlamentaria, ésta no goza entre nosotros, ni aún entre los republicanos, de defensores entusiastas». Este es el escenario político del que, sin duda cabe calificar como más violento episodio represivo de toda la Guerra Civil: las matanzas que entre en noviembre y diciembre de 1936 tuvieron lugar en Paracuellos del Jarama y otros lugares en las inmediaciones de la capital de España.

Entre todos los sucesos de violencia ocurridos en el territorio controlado por ambos bandos durante la Guerra Civil, pocos habrá en que estén tan claros los móviles inmediatos que desencadenaron la tragedia: la proximidad de las tropas nacionales, cuya entrada en la capital era considerada por todos inminente, obligó a plantear el problema de la existencia de grandes núcleos de prisioneros francamente inclinados hacia los nacionales (entre ellos numerosos militares) y que hubieran supuesto un indiscutible refuerzo en sus filas. La solución arbitrada por las autoridades fue una auténtica depuración, el asesinato masivo de buena parte de ellos y el traslado a prisiones más seguras del resto (este último sería el caso de las expediciones que llegaron a Alcalá de Henares).

Debido a la desfavorable marcha de las operaciones militares, el Gobierno de la República había abandonado la capital de España en dirección a Valencia. En su ausencia, el General Miaja debía procurar la defensa de la ciudad auxiliado por una Junta Delegada de Defensa en la que participaban todos los grupos políticos y sindicales. La Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa fue confiada a Santiago Carrillo, de las Juventudes Socialistas Unificadas y se nombró Delegado de Orden Público al redactor del diario socialista Claridad, Segundo Serrano Poncela.

El mecanismo de extracción de los destinados a la muerte fue, en todos los casos, semejante: se presentaban en la cárcel miembros de la Dirección General de Seguridad y milicianos con una orden de libertad de presos; en autobuses de la Sociedad Madrileña de Tranvías los trasladaban a las inmediaciones de Paracuellos del Jarama (en su mayoría) y Torrejón de Ardoz y allí eran fusilados. Las declaraciones prestadas ante la Causa General demuestran la intervención en las sacas del 7 y 8 de noviembre de varios miembros del Consejo de Orden Público (el célebre consejillo que decidía sobre el destino de los presos) designados personalmente por Santiago Carrillo la madrugada del 7 de noviembre. También está comprobada la participación de miembros de las Milicias de Vigilancia de la Retaguardia y la intervención de las autoridades de orden público en la selección y en las órdenes de extracción.

Los testimonios más decisivos acerca de la responsabilidad del propio Carrillo han sido aportados por los historiadores que se han ocupado a fondo del problema como Rafael Casas de la Vega y Ricardo de la Cierva y resultan abrumadores por ser contemporáneos o poco posteriores a los sucesos. Se trata de las Actas de la Junta de Defensa de Madrid, en las que Carrillo recaba para sí toda la autoridad en los traslados de presos. Primero se atreve a decir que la evacuación aún no se había iniciado; se olvida de los días 7 y 8. Luego, corregido por el comunista Diéguez, reconoce que la evacuación se ha suspendido ante las protestas del cuerpo diplomático (que se produjeron, precisamente, al tener noticia de los fusilamientos masivos). En el mismo sentido habría que situar discursos del propio Carrillo como la alocución por Unión Radio (12-noviembre-36) y el Pleno del Comité Central del Partido Comunista (7/8-marzo-1937) o la declaración de Ramón Torrecilla (miembro del Consejo de Orden Público) ante la Causa General.

Todos ellos vienen a coincidir en presentar a Carrillo como el ejecutor penúltimo, el eslabón de una cadena en la que también participaron Manuel Muñoz Martínez, Director General de Seguridad, Ángel Galarza, ministro de la Gobernación, y Mikhail Kolstov, delegado soviético en España que reconoce en su propio diario de guerra su responsabilidad. Entre todos, y con la colaboración de funcionarios y milicianos, pusieron en funcionamiento una extraordinaria maquinaria represiva de la que tenía perfecto conocimiento el Gobierno de la República ya instalado en Valencia. El tiempo transcurrido (casi un mes) es indicio más que suficiente de que ni siquiera se intentó algo eficaz para que cesaran las matanzas.

Una prueba más del carácter sistemático de las sacas es la intervención del director de Prisiones, el anarquista Melchor Rodríguez, que les pone drásticamente final aunque no por ello termina la violencia pues se siguen cometiendo asesinatos y en los años siguientes el terror en el Madrid rojo estará protagonizado especialmente por la actuación policial y la depuración en el seno del Ejército Popular.

"Agustina Simón" por Vicente Gracia, SJ


He aquí una muchacha bilbilitana, digna émula de su homónima la de Aragón. Vástago de un viejo tronco tradicionalista recibió de él una savia pura y vigorosa para la germinación de toda clase de virtudes. De entre éstas cuidó con especial esmero a la reina de todas, la caridad, y por ella se consagró a los heridos en el Hospital del Colegio del Salvador, donde recibía a sus queridos requetés del Tercio del Pilar, los de Santa Quiteria, los almogávares de Belchite, los de Nuestra Señora de Monserrat, de Codo y los de otros cien puntos de la guerra de Aragón, esmaltados con las rosas de su sangre pródiga y limpia y la más desinteresada de todas.

Ante sus horribles llagas se abría en lágrimas aquel corazón todo delicadeza y ternura y cuadno les faltaba algo se desvivía con loco afán por conseguírseles ¡Cuántas veces, envuelto en su abrigo, fue a las camas el ponche de leche y huevos hecho por ella misma en su casa, nada opulenta! Para los ochocientos heridos, a pesar del celo y caridad de las Hermanas de Santa Ana, dignas hijas de la Madre Rafols, no podía llegar a tiempo para todos el mimito de una cosa apetecida en el calor de la fiebre, y Agustina estaba siempre pronta a ayudar a las religiosas y desvelarse por aquellos a quienes ella llamaba pedazos de su corazón.

Aquella alma tan grande no cabía en las estrecheces de un hospital: necesitaba un campo más vasto donde extender sus alas de ángel y posar sus manos de hada sobre la frente ardorosa de los soldaditos, donde no hubiera calmas, ni abnegadas religiosas, ni velas nocturnas, sino soledad espantosa, camilleros agotados, vaguadas con heridos, el suelo por cama y la muerte en acecho a cada instante.
¿Dónde se cernía en Aragón la amenaza constante? ¿En Belchite? Pues allí se fue de enfermera de primera línea con el Tercio de Almogávares, y al Seminario, el segundo Alcázar de esta guerra, pero sin bastiones de granito, ni defensas de castillo roquero, ni subterráneos, ni armas, ni víveres. Sólo cuatro paredes de ladrillo y dominado todo el edificio a diez metros por el monte Bolar, en cuyo pie se asienta y desde el cual, con los cañones antitanques, pulverizaban sus paredes.

De sus heroicidades sólo sabemos lo contado por los supervivientes escasos de aquella epopeya: que se presentó al jefe de los almogávares el mismo día del asedio horrible de la heroica villa y le dijo: “Mi capitán, aquí me tiene usted a sus órdenes. No pienso desertar del puesto que me asigne. Moriré con todos, contenta de dar mi sangre por Dios y por mi Patria”.

Estado actual de las ruinas del Seminario de Belchite
Y se la vio en las brechas abiertas en las tapias del Seminario en que cayeron tantos valientes, recogiendo a éstos y defendiendo sus vidas pistola en mano entre cascotes, bombas de mano, vigas y fragor de tormenta de infierno, siempre con la sonrisa de ángel en los labios, con los cuidados maternos, con la sublime entereza de los mártires de Cristo. Y allí permaneció hasta el momento en que aquellos bravísimos almogávares rompieron el cinturón que les ahogaba, y en la huida tal vez cayó en poder de los rojos con otros requetés que no pudieron alcanzar las líneas nacionales.

No había que pedir entonces humanitarismos a los marxistas. La aureola de una virgen no les detenía en sus desenfrenos; el valor de una mujer les daba en cara y ante una heroína como la Simón se revolvían en su impotencia, bramaban como tigres y saltaban sobre ellas, las despedazaban y dormían su orgía sobre los sagrados despojos.

Agustina. serena ante los dicterios, impávida ante la muerte, no respondió ni una sola palabra a las preguntas de los milicianos, y con su escudo invulnerable, una estatuita del Niño Jesús que había salvado de la profanación en el Seminario, recibió la descarga de aquellos malvados en Híjar y voló al cielo con otros muchos requetés, entre la celestial comitiva que el Señor envía con las palmas de los mártires al cortejo de sus predestinados.

PUBLICADO EN: Vicente GRACIA, Los héroes de Aragón, Zaragoza, 1943, pp. 169-171

NOTA DEL FORO HISTORIA EN LIBERTAD: Al reproducir este artículo en homenaje a Agustina Simón, hacemos un llamamiento urgente para promover una iniciativa con vistas a conservar y consolidar las escasas ruinas que se conservan del Seminario de Belchite.

Novedad bibliográfica: “Extremadura: de la República a la España de Franco”


Extremadura: de la República a la España de Franco (Una visión Historiográfica)
Ángel David Martín Rubio (Coord.)
Prólogo de José Javier Esparza
Ediciones Barbarroja, Madrid, 2012
Formato: 15 x 21 cm.
Colección Memoria Histórica
332 págs.
PVP: 20’00 €

PEDIDOS: http://www.libreriabarbarroja.com/
info@libreriabarbarroja.com
Teléfono: 913 566 823

AUTORES:
Antonio Manuel Barragán Manuel Barragán-Lancharro
Moisés Domínguez Núñez
Manuel Martín Lobo
Ángel David Martín Rubio
Rafael Moreno García
Luis Vicente Pelegrí Pedrosa
Francisco Pilo Ortiz
Pablo Sagarra Renedo

CONTENIDO:
SEGUNDA REPÚBLICA
Hace 75 años… José Giral y el pucherazo del Frente Popular en Cáceres (1936)
El fracaso de la reforma agraria de la Segunda República
Revolución en Badajoz: los asaltos de fincas rústicas en la madrugada del 25 de marzo de 1936
Un discurso incendiario: Badajoz, mayo de 1936, ¿Premonición o certeza de la Guerra Civil?
GUERRA CIVIL Y REVOLUCIÓN
Violencia en la provincia de Badajoz (1931-1939): “Bajo el signo de la revolución”
19 y 20 de julio de 1936: lo realmente ocurrido en Monesterio
Jacques Berthet, “El inicio del mito”: Badajoz 27 de julio de 1936
Nombres para no olvidar: coronel Ildefonso Puigdengolas Ponce de León
La memoria de una fotografía que no fue “cazada” en Badajoz
Agosto 1936: tres oficiales asesinados en Feria
El Quintillo: un desconocido “tren de la muerte” en la Extremadura Roja
Expropiación agraria y decepción social (1931-1939)
Comunistas en la Extremadura Roja: los izquierdistas asesinados por la República en Cabeza del Buey
Miguel Hernández: un poeta en la Extremadura Roja
El bombardeo de Cáceres y la aviación en Extremadura durante el primer año de Guerra (1936-1937)
¿Memoria histórica extremeña? La verdadera “columna de la muerte”
Castillos del siglo XX. Fortificaciones de la Guerra Civil Española en Castuera (Badajoz)
LA ESPAÑA DE FRANCO
Embalses, regadíos, colonización y repoblación forestal en Extremadura: Plan Badajoz y regadíos de Cáceres
Franco no hizo absolutamente nada por Extremadura
Carlos Liñán: pastor protestante durante la República, la Guerra y el Franquismo
20 de noviembre de 1975: el impacto de la muerte de Franco en Extremadura
HISTORIA FRENTE A MEMORIA
Las fosas de Mérida
Las listas de la memoria histórica en Extremadura: ¿fraude o incompetencia?
La web de Memoria Histórica en Extremadura
Las fosas de Mérida
Las listas de la memoria histórica en Extremadura: ¿fraude o incompetencia?
La web de Memoria Histórica en Extremadura retira su lista de presuntas victimas
Carta de un niño gitano a los titiriteros de la memoria
Una cruz profanada: unilateral memoria histórica en Castuera
El mapa de fosas: nuevo fraude de la memoria histórica en Extremadura
LIBROS
“Bajo cielos de plomo”
“República y Guerra Civil en Monesterio”
“La matanza de Badajoz”

Pulse sobre este enlace para leer la presentación

jueves, 6 de septiembre de 2012

Quinto, Codo y Belchite: 75 aniversario de una defensa laureada

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO


Confesión de un antiguo combatiente de las Brigadas Internacionales

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

miércoles, 29 de agosto de 2012

VI JORNADAS DE HISTORIA: 1937: El año en que se decidió la Guerra Civil


Viernes 21 y Sábado 22 de septiembre de 2012
Lugar:
Sede del Instituto de Estudios Históricos-CEU
Palacio del Infantado
Carrera de San Francisco, 2
MADRID
Organiza:
COLECTIVO GUADARRAMA
www.colectivoguadarrama.org
FORO HISTORIA EN LIBERTAD
historiaenlibertad@hotmail.es
Colabora:
Instituto CEU de Estudios Históricos
Viernes, 21 de septiembre
18.00h – Inauguración
18.15h – La batalla del Jarama. El primer choque de dos ejércitos
Ricardo Castellano Ruiz de la Torre
19.15h – Guadalajara. El final del sueño de entrar en Madrid
Pablo Schnell Quiertant
Sábado, 22 de septiembre
10.45h – La ofensiva sobre Segovia. Batalla de La Granja
Jaime Portero Fontanilla
12.00h – La batalla de Brunete. El papel de la Legión Cóndor
Manuel Villar Zarco
13.15h – La gran ofensiva sobre Zaragoza y el asedio de Belchite
Ángel David Martín Rubio
17.00h – El cierre del frente norte
Joaquín Serrano Rubiera
18.00h – La batalla de Teruel
Alberto Ayuso García
19.00 h – Conclusiones y clausura de las Jornadas
ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO

miércoles, 22 de agosto de 2012

22-agosto: un desconocido “tren de la muerte” en la Extremadura roja por ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

viernes, 17 de agosto de 2012

La batalla del Ebro por JESÚS MARÍA RUIZ VIDONDO

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTICULO

viernes, 10 de agosto de 2012

miércoles, 1 de agosto de 2012

El bombardeo de Cabra por ANTONIO MANUEL ARRABAL MAÍZ

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

La batalla de Brunete por MARÍA DEL PILAR AMPARO PÉREZ "PITUCA"

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO


domingo, 22 de julio de 2012

Cáceres, 23 de julio de 1937: bombas sobre la retaguardia por ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

domingo, 8 de julio de 2012

Mérida: la “Guernica” extremeña por MOISÉS DOMÍNGUEZ NÚÑEZ

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO

viernes, 8 de junio de 2012

Suplemento 115 (8-junio-2011): "Las vicarías de Tudía y Reina" por Manuel López Fernández

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA LEER ARTÍCULO